Menu

Por la forma en que me miras, ahora veo las cosas de otra manera.

Todos los días me subía al autobús núm. 6 para ir al trabajo. Siempre me sentaba en el asiento para discapacitados de la parte delantera. Y todos los días, la misma señora mayor se montaba en el autobús y me miraba de reojo. Unas de esas miradas de «¿Por qué te sientas ahí?». Pero no me importaba. Estaba acostumbrada. Las miradas de desaprobación, el sutil acostumbrado de la cabeza. Ocurría siempre que me sentaba en el asiento para discapacitados. Pero sabía, igual que los demás, que ella nunca entendería la fatiga que provoca la EM y lo cansado que resulta subirse al autobús, por no hablar de lo agotador que es cargar con las bolsas y el andador hasta encontrar un asiento. Así que lo más fácil era ignorarla. Pero una mañana, cuando nada parecía ir bien, arqueó la ceja, y en ese momento me di cuenta de que al intentar ignorarla, estaba ignorando lo realmente importante. Ahí fue cuando decidí exigir más a la vida con EM.

Ahora, cuando voy en autobús, no me siento en la parte delantera. No lo necesito.

¿Qué hizo que le exigieras más a la vida con EM?

Este año, queremos que compartas la historia del momento que te motivó a Exigir Más a la vida con EM.

Comparte tu historia

Está a punto de salir de

www.TheWorldvsMS.com

Está a punto de salir de www.TheWorldvsMS.com. Sanofi Genzyme no es responsable del contenido de este sitio web externo.

Está a punto de salir de

www.TheWorldvsMS.com

You are leaving to visit another one of our group websites. This website may be governed by different terms and conditions.

¿Por qué te ha resultado útil este contenido?

¿Por qué no te ha resultado útil este contenido?

Gracias por tus comentarios.